Select Page

La Garrotxa reúne una gran variedad de paisajes rurales que cuentan con hermosos valles, campos, grandes extensiones de bosques, masías y ríos de aguas cristalinas que algunos puntos forman hermosas cascadas y caídas de agua. En esta comarca se encuentran además los pequeños pueblos que mantienen su esencia rural de siempre.

Para disfrutar de estos paisajes rurales realmente únicos y de gran hermosura, hoy queremos invitarte a un paseo por la Vall d’en Bas, Besalú, Santa Pau y Riudaura.

 

Pueblos y paisajes de La Garrotxa

 

Iniciamos en Besalú, un pueblo singular que conserva uno de los más importantes conjuntos medievales de Cataluña, el barrio judío, la iglesia del monasterio de Sant Pere de Rodes para descubrir su famosa girola, la capilla gótica de la Vera Cruz en la iglesia de Sant Vicenç, la sala gótica de la Cúria Reial y la Casa de Cornellà.

También tenemos la oportunidad de descubrir Sant Esteve d’en Bas, el núcleo administrativo de la Vall, su Plaza Mayor en la que podemos visitar la iglesia románica que data del siglo XII y alberga el Cristo en Majestad de mayor antigüedad en tierras catalanas. Pero hay mucho más que descubrir en este hermoso lugar, como las balconadas de la calle Teixeda y el paisaje montañoso donde resalta el macizo del Puigsacalm.

Riudaura es otro de los lugares para descubrir en nuestro paseo por los paisajes de La Garrotxa. Podemos recorrer sus calles hasta llegar a la plaza del Gambeto y admirar los edificios históricos que la rodean como Can Bagó y la antigua capilla de Sant Marçal. En este encantador pueblo también podrás disfrutar de lo mejor de la cocina volcánica.

Nuestro paseo nos lleva a Santa Pau, el último pueblo de este recorrido, que fue declarado hace 50 años como Conjunto Histórico Artístico, ya que conserva su aspecto medieval, sus murallas, callejuelas y edificios históricos, entre los que resalta el castillo de la baronía, que ha dominado el pie de la sierra de Finestres desde el siglo XIII.

ManuElaKa, CC BY-SA 4.0, via Wikimedia Commons